Cristianos que guardan el Shabat (Sábado o Día de Reposo)

abril 24, 2017
Criptojudaísmo, Apologética, Mesianicos, Sectas, Judaizantes, Sábado
Pixabay
 
Éxodo 31:16-17 es clarísimo, el Pacto del Shabat (Sábado ó Día de Reposo) es sólo entre ‘Dios y los hijos de Israel’, y sus generaciones son quienes deben guardarlo a perpetuidad.
 
Sin embargo, el punto crítico de las malas interpretaciones de muchos cristianos que guardan el día sábado como día de reposo, radica en dos aspectos principales que todos deberían entender acerca del Shabat:
 
1. El Shabat de la Creación de Dios; y
 
2. El Shabat del Pacto Perpetuo entre Dios e Israel.
 
El primero, mucho antes de que Israel existiera. Génesis 2:2-3, nos dice que tras seis días nuestro Dios había creado todas las cosas, “y reposó en el séptimo día”. Así pues bendijo el día de reposo y lo santificó.
 
Antes de tratar el numeral segundo, es necesario resaltar, que obviamente, no existe registro bíblico alguno que evidencie se haya celebrado el Shabat desde Génesis sino hasta Éxodo 31:16-17.
 
El Segundo, el Shabat del Pacto de Israel no es el primero, pese a estar basado en éste.
 
Israel era una nación esclava que trabaja día y noche sin reposo. Ellos no sabían lo que era el descanso ni la paz en Egipto. Léase Deuteronomio 5:12-15:
 
“Guardarás el día de reposo para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; más el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú. Acuérdate que fuiste siervo en tierra en Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo”. (RV1960)
 
Entiéndase que el Pacto del Sábado como Día de Reposo, es una señal especial entre Israel y Dios a perpetuidad. No es para que recuerden que Dios trabajo y descansó el séptimo día de la creación; sino que recordaren que alguna vez vivieron bajo el duro yugo de esclavitud en Egipto, y gracias a Él están viviendo en libertad, descanso y paz.
 
Los únicos que están bajo el mandamiento perpetuo de guardar el sábado como día de reposo son los descendientes de los Hijos de Israel, no cristianos o iglesias.
 
 
Jesús es nuestro reposo
 
En Mateo 12:8 se nos dice: “El Hijo del Hombre es Señor del día de reposo”. Es por medio de Jesús que alcanzamos victoria de la esclavitud del pecado, de todos nuestros delitos e iniquidades. Por él somos libres, obtenemos consuelo, tenemos descanso y vivimos en paz.
 
Isaías 53:5: “Más el herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por sus llagas fuimos nosotros curados”. (RV1960)
 
Por supuesto que Jesús guardó el día de reposo como buen judío piadoso (Mateo 28:1; Marcos 16:9; Lucas 24:1,…), aunque no como sus contemporáneos lo esperaban. (Gálatas 4:4-5)
 
Las fiestas bíblicas y el pacto del shabat, entre otras, tan sólo eran sombra profética de lo que habría de venir.
 
Colosenses 2:8-17:
 
“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. En él también fuiste circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la circuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándonos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz. Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero le cuerpo es de Cristo”. (RV1960)
 
 
Y para aquellos que lo practican, ésto dice el Apóstol Pablo (Judío/Rabino/Apóstol):
 
Gálatas 1:6-7; 4:21-26:
 
“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo,, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. […] Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley? Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa. Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar. Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud. Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre”.
 
Romanos 6:14: “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. (RV1960)
 
1 Corintios 7:18-20,24:
 
“¿Fue llamado alguno siendo circunciso? Quédese circunciso. ¿Fue llamado alguno siendo incircunciso? No se circuncide. La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino el guardar los mandamientos de Dios. Cada uno en el estado en que fue llamado, en él se quede… Cada uno, hermanos, en el estado en que fue llamado, así permanezca para con Dios”. (RV1960)
Criptojudaísmo, Apologética, Mesianicos, Sectas, Judaizantes, Sábado
Pixabay
 
Éxodo 31:16-17 es clarísimo, el Pacto del Shabat (Sábado ó Día de Reposo) es sólo entre ‘Dios y los hijos de Israel’, y sus generaciones son quienes deben guardarlo a perpetuidad.
 
Sin embargo, el punto crítico de las malas interpretaciones de muchos cristianos que guardan el día sábado como día de reposo, radica en dos aspectos principales que todos deberían entender acerca del Shabat:
 
1. El Shabat de la Creación de Dios; y
 
2. El Shabat del Pacto Perpetuo entre Dios e Israel.
 
El primero, mucho antes de que Israel existiera. Génesis 2:2-3, nos dice que tras seis días nuestro Dios había creado todas las cosas, “y reposó en el séptimo día”. Así pues bendijo el día de reposo y lo santificó.
 
Antes de tratar el numeral segundo, es necesario resaltar, que obviamente, no existe registro bíblico alguno que evidencie se haya celebrado el Shabat desde Génesis sino hasta Éxodo 31:16-17.
 
El Segundo, el Shabat del Pacto de Israel no es el primero, pese a estar basado en éste.
 
Israel era una nación esclava que trabaja día y noche sin reposo. Ellos no sabían lo que era el descanso ni la paz en Egipto. Léase Deuteronomio 5:12-15:
 
“Guardarás el día de reposo para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; más el séptimo día es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo, ni el extranjero que está dentro de tus puertas, para que descanse tu siervo y tu sierva como tú. Acuérdate que fuiste siervo en tierra en Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo”. (RV1960)
 
Entiéndase que el Pacto del Sábado como Día de Reposo, es una señal especial entre Israel y Dios a perpetuidad. No es para que recuerden que Dios trabajo y descansó el séptimo día de la creación; sino que recordaren que alguna vez vivieron bajo el duro yugo de esclavitud en Egipto, y gracias a Él están viviendo en libertad, descanso y paz.
 
Los únicos que están bajo el mandamiento perpetuo de guardar el sábado como día de reposo son los descendientes de los Hijos de Israel, no cristianos o iglesias.
 
 
Jesús es nuestro reposo
 
En Mateo 12:8 se nos dice: “El Hijo del Hombre es Señor del día de reposo”. Es por medio de Jesús que alcanzamos victoria de la esclavitud del pecado, de todos nuestros delitos e iniquidades. Por él somos libres, obtenemos consuelo, tenemos descanso y vivimos en paz.
 
Isaías 53:5: “Más el herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por sus llagas fuimos nosotros curados”. (RV1960)
 
Por supuesto que Jesús guardó el día de reposo como buen judío piadoso (Mateo 28:1; Marcos 16:9; Lucas 24:1,…), aunque no como sus contemporáneos lo esperaban. (Gálatas 4:4-5)
 
Las fiestas bíblicas y el pacto del shabat, entre otras, tan sólo eran sombra profética de lo que habría de venir.
 
Colosenses 2:8-17:
 
“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. En él también fuiste circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la circuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándonos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz. Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero le cuerpo es de Cristo”. (RV1960)
 
 
Y para aquellos que lo practican, ésto dice el Apóstol Pablo (Judío/Rabino/Apóstol):
 
Gálatas 1:6-7; 4:21-26:
 
“Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo,, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. […] Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley? Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa. Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar. Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, pues ésta, junto con sus hijos, está en esclavitud. Mas la Jerusalén de arriba, la cual es madre de todos nosotros, es libre”.
 
Romanos 6:14: “Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. (RV1960)
 
1 Corintios 7:18-20,24:
 
“¿Fue llamado alguno siendo circunciso? Quédese circunciso. ¿Fue llamado alguno siendo incircunciso? No se circuncide. La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es, sino el guardar los mandamientos de Dios. Cada uno en el estado en que fue llamado, en él se quede… Cada uno, hermanos, en el estado en que fue llamado, así permanezca para con Dios”. (RV1960)
Siga Leyendo
Fuego Extraño, Falsos Maestros, Apostasía, Libertinaje, Cristianismo
Pixabay

Romanos 8:5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. (RV1960) 

Por Patrick Mabilog

La comprensión de la gracia de Dios ya no es tan simple como la mayoría esperaría. Muchas mentalidades erróneas y doctrinas falsas han salido para distorsionar la imagen de la gracia que afecta nuestros pensamientos y acciones.

No hay nada complicado en la gracia. El problema es que el pecado ha venido a complicarlo, así como complica prácticamente todo. Como resultado, tenemos personas, incluso cristianos, caminando por la vida con una comprensión errónea de la gracia de Dios.

Es importante que entendamos plenamente la naturaleza de la gracia de Dios, ya que sobre ella descansa todo lo que hacemos y todo lo que somos. La gracia no es sólo una opción cristiana. Es la única manera de caminar por la fe en Cristo y su obra terminada. Para entender la gracia, debemos aprender a entender lo que no es. Aquí hay cuatro conceptos erróneos acerca de la gracia que debemos romper hoy:

1. La gracia no es una licencia para pecar.

Una de las formas habituales en que la gente entiende equivocada la gracia es usarla como una muleta para seguir pecando. Romanos 6:1 nos dice: "¿Qué diremos entonces?, ¿debemos continuar en el pecado para que la gracia abunde, de ninguna manera?, ¿cómo podemos nosotros que morimos al pecado vivamos todavía en él?" Sin embargo, la gracia no es sólo un pase libre alrededor de la consecuencia del pecado, sino un poder motivador ilimitado para enseñar a nuestros corazones a abandonar progresivamente los problemas del pecado que enfrentamos todos juntos (como nos dice Tito 2:11-12).

2. La gracia de Dios no está limitada.

De vez en cuando, el diablo vendrá a tratar de engañarte pensando que nos hemos quedado sin la gracia de Dios, que hemos pecado demasiadas veces, hemos pedido refugio con demasiada frecuencia o dependemos demasiado de Dios. Él quiere que usted piense que la gracia de Dios tiene un límite, pero no es así.

Romanos 8:38-39 dice: "Porque estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles, ni los gobernantes, ni las cosas presentes ni futuras, ni los poderes, ni la altura ni la profundidad, ni ninguna otra cosa en toda la creación podrá separarnos del amor de Dios en Cristo Jesús nuestro Señor".

3. La gracia no es una compensación.

La gracia nos da poder para cambiar y un derecho a recibir. ¡Y la buena noticia es que todo esto viene libremente! No es porque la gracia tenga poco valor para Dios. De hecho, es tan alto en valor que alguien tenía que pagar el precio completo. Ese alguien era Jesús. Ya no tenemos que tratar la gracia como compensación por nuestras buenas obras. Vienen cuando simplemente recibimos el trabajo terminado de Cristo y creemos que lo que Él hizo fue suficiente.

4. La gracia no debe ser una zona de confort.

Estar en medio de la gracia de Dios nos da consuelo, descanso y refugio, pero también nos capacita para ir en una misión. Tanto como la gracia de Dios da descanso a la carga y el cansado (Mateo 11:28), también nos da poder para ser testigos (Hechos 1:8). La gracia, por lo tanto, no es una razón para aflojar y no participar, sino para ser empoderados para hacer grandes cosas por los demás a través de Dios.

Artículo Original de Christian Today
Apologética, Fuego Extraño
Pixabay

Hebreos 10:25 No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

PROBLEMA: Cristianos que creen que no necesitan congregarse en una Iglesia

JUSTIFICACIÓN / FUERA DE CONTEXTO: Utilizando la Biblia, explican, "somos autosuficientes por gracia del Espíritu Santo que mora literalmente en nosotros. Al convertirnos a Cristo él nos convierte en el Templo y Morada del Santo Dios". Por lo que parten que desde ese momento, no necesitan llamarle a nadie 'maestro' porque el Espíritu Santo (El o Ella) está dentro de ellos.

Sostienen que cada individuo es la Iglesia de Dios. Y como Dios está en todo lugar, no hay más razón para asistir a una institución religiosa mal llamada 'iglesia'.

También, afirman que el Señor Jesús vendrá por una iglesia universal, no una determinada denominación o 'X iglesia'...

DAÑOS: - Aseguran gozar de mejores resultados con su dedicado 'devocional personal' en casa. Aprovechar más su tiempo y estudios bíblicos al enfocarse en temas más acordes a la realidad y necesidad presente desde la comodidad de su hogar y no dentro de las paredes de una iglesia tradicional.

- Comienzan a vivir irresponsablemente la vida cristiana, dirigiéndola a su manera, sin Pastor, sin cobertura, sin comunión, sin nadie a quien dar cuentas, sin permitirse ser juzgados; y peor aún, infectando a otros con sus teorías infundadas fuera del contexto bíblico.

- Su orgullo es su sustento diario. Ellos nunca están mal son los demás.

- Interpretan las Escrituras a su conveniencia.

- Siempre buscan congregarse pero con otros como ellos. En sus casas, en un restaurante, etc.

- Menosprecian a los que se congregan en Iglesias.

- No gozan de enseñanza ni discipulado bíblico sistemático, aunque experimentan muchas experiencias espirituales cada día y Dios les habla a cada hora.

- Carecen de discernimiento por no conocer el Cristo de la Biblia, mezclan todo tipo de conocimiento y se rigen por ello, y lo que les hace sentir bien.

- Confunden y dividen con su testimonio.

- No les interesa tener comunión con los congregados en una Iglesia o Templo.

- Rechazan al Cuerpo de Cristo, aunque no lo creen.

- No gozan de una Vida Santa que agrade a Dios, son libertinos.

- Suelen espiritualizarlo todo, al no tener compromisos ni quien los supervise, actuán sólo por emoción y sentimiento.

- No se ejercitan integralmente en las disciplinas espirituales: No diezman, no ofrendan,...

- Valoran más lo que hacen (sus obras) en nombre de Dios y no lo que conocen de Dios.

- Están enfermos espiritualmente. Pueden ser un serio peligro. Sobretodo para la misma iglesia evangelizadora.

RAÍCES DEL FUEGO EXTRAÑO: Orgullo, rencor por malas experiencias, decepcionado por pésimos testimonios, inmadurez espiritual, inconstancia desde el principio en el ejercicio de congregarse, malas prácticas, marginados, malentendidos, falsas enseñanzas y falta de discipulado, entre otras.

EXHORTACIÓN: El Espíritu Santo jamás avalará ir contra el mismo, "él os dirá", dijo Jesús "las mismas cosas que yo os he enseñado". Dios no te separará del cuerpo de Cristo. Él y el padre uno son.

Obviamente que los congregación/iglesia no son las paredes sino los congregados en su nombre, "dos o más reunidos en mi nombre", dice Mateo 18:20, no se trata de un individuo.

Cuando tomamos la decisión de seguir a Jesucristo fue personal, pero la vida con Cristo es intensamente relacional. Ahora perteneces a la Familia de Dios por la sangre del Cordero.

Rechazar a los congregados en su nombre, es rechazar al Cuerpo de Cristo, es rechazar a Jesús mismo, y por ende, al Espíritu Santo de Dios que la conformó y estableció que así debería de ser.

SOLUCIÓN/BUENAS PRACTICAS:

Colosenses 3:13 (RVR1960) Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Necesita volver a Cristo Jesús y al mensaje bíblico según su contexto. Arrepentirse y humillarse, vencer el orgullo y soberbia que a guardado en su corazón y alimentado todo este tiempo. Perdonar y buscar el perdón de otros y ante todo de Dios para vencer el rencor guardado y fortalecido al no congregarse.

Ahora ejercite como al principio, con sacrificio de alabanza y bendición congregarse con los congregados en su iglesia local, exponga su caso ante el pastor para recibir apoyo espiritual y de los hermanos maduros.

Pida una cita y comenté lo que le ha ocurrido y sus intenciones firmes y fieles de asistir a la iglesia.

Retome su integridad y definición como un miembro del Cuerpo de Cristo en el Templo. A su tiempo ha de gozar el privilegio de servir. Ocúpate ante todo en ser Discípulo y luego un Siervo.

Jamás encontrará la iglesia perfecta. Recuerde que todos los que asistimos a ella estamos enfermos en busca del médico por excelencia para nuestra sanación.

Como último, haga a un lado todo su conocimiento, sea humilde. Sea tardo para hablar y pronto para escuchar.

Colosenses 3:16 (RVR1960) La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.